Recetas tradicionales

La receta del sándwich pacificador

La receta del sándwich pacificador

En un tazón pequeño, mezcle bien la mayonesa y la salsa picante. Dejar de lado. Caliente 3 pulgadas de aceite en una freidora o sartén profunda de hierro fundido a 375 grados. Mientras tanto, forre una bandeja para hornear con papel encerado.

En un tazón grande, mezcle ambas harinas, la cayena, la sal y la pimienta al gusto. Vierta el suero de leche en un segundo tazón, agregue los camarones, mezcle para cubrir y deje en remojo durante 1-2 minutos.

Luego, trabajando en lotes, saque los camarones del suero de leche, permitiendo que el exceso de líquido gotee nuevamente en el tazón y agregue a la mezcla de harina. Mezcle para cubrir uniformemente, luego sacuda el exceso y colóquelo en la bandeja para hornear.

Cuando todos los camarones estén cubiertos, repita el proceso con las ostras. (Es importante que primero remojes los camarones en el suero de leche, como tienden a hacerlo las ostras, a falta de un término mejor, y debido a que esta es una especialidad de Nueva Orleans, haz que el suero de leche sea funky).

Nuevamente trabajando en tandas para evitar amontonamientos, agregue los camarones al aceite caliente y fríalos hasta que estén dorados, aproximadamente 1 ½ minuto. Con una espumadera de alambre o una cuchara ranurada, transfiera a toallas de papel para escurrir y mantener caliente. Repita con las ostras, friendo cada lote hasta que estén doradas, aproximadamente 2 minutos, luego escurra sobre toallas de papel.

Unte una cantidad generosa de la mezcla de mayonesa y salsa picante en el fondo de cada pieza de pan, luego coloque 3 o 4 de cada uno de los camarones fritos calientes y las ostras encima. (Si desea un poco más de picante, agregue los camarones y las ostras con unas gotas de salsa picante, directamente de la botella). Cubra con las rodajas de lechuga y tomate y luego las tapas de pan y sirva.


20 recetas de súper sándwich para hacer que te guste el almuerzo de nuevo

Los sándwiches son uno de los alimentos más infinitamente versátiles del mundo. Lo básico como el PB & ampJ o el jamón y el queso son un punto de partida, pero hay muchos más ingredientes que puedes pegar entre dos piezas de pan. Fuimos a los expertos en busca de consejos sobre cómo hacer sándwiches y, si sigues su ejemplo, podrás improvisar sándwiches increíbles con los ingredientes que desees. Pero no hay que avergonzarse de necesitar algo de inspiración, así que tenemos 20 recetas para que fluya su creatividad. Con opciones deliciosas como el mejor BLT y sándwich de pollo frito, banh mi vegano y ensalada de atún de dos maneras, espero que tengas hambre.

Este favorito del sur de Florida utiliza tres tipos de carne de cerdo: jamón, cerdo asado y salami. El salami es específicamente una adición de Tampa, y somos grandes admiradores del funk extra que trae a la mesa. Para armar el sándwich, colocamos la carne sobre pan cubano con queso suizo, pepinillos encurtidos y mostaza amarilla y luego lo ponemos en una prensa para panini para hacer crujiente el pan y derretir el queso.

El sándwich BLT definitivo

Esto está en la sección de carne de cerdo, pero para ser honesto, un BLT debería tener que ver con el tomate; si no tiene acceso a excelentes tomates maduros, ni siquiera se moleste. Sal el tomate generosamente para resaltar su sabor, luego agrega la cantidad suficiente de tocino crujiente, lechuga iceberg dulce y mayonesa cremosa para que brille.

El McRib casero definitivo

Seré honesto: esta receta es un montón de trabajo. Vas a pasar horas fumando las costillas, moliéndolas con paleta de cerdo y formando y asando las empanadas. También utilizamos salsa de barbacoa casera, encurtidos y bollos; si está poniendo tanto esfuerzo en la carne, mejor puede ir hasta el final.

Sándwiches de cerdo a la parrilla con chutney de ciruela a la parrilla y ensalada de repollo

Si está buscando un sándwich de cerdo a la parrilla más manejable, este es para usted. Está hecho con lomo de cerdo a la parrilla, que servimos con ensalada de miso y chutney de ciruelas en rollitos de sándwich. La parrilla no es solo para la carne de cerdo, también la usamos para tostar el pan y quemar las ciruelas, cebolletas y jalapeños para la salsa picante.

Cerdo desmenuzado condimentado con chorizo ​​y ensalada de col de maíz callejera mexicana

Esta receta combina chorizo ​​mexicano con parrillada del sur de EE. UU. Cocinamos el cerdo con una gran cantidad de especias que encontrarás en el chorizo: pimentón, chile ancho en polvo, comino, orégano mexicano y más. Una vez hecho, lo servimos con una ensalada inspirada en elote hecha con maíz, mayonesa y cotija.

Muffuletta clásica de Nueva Orleans

Nuestra versión de este favorito de Nueva Orleans presenta capas alternas de soppressata, capicola, mortadella y provolone, además de una ensalada de aceitunas saladas hecha con alcaparras, pimientos rojos asados, giardiniera, ajo y una mezcla de aceitunas envasadas en aceite. El sándwich requiere un poco de previsión, es rápido de armar, pero querrá dejarlo reposar al menos una hora antes de comerlo para que los jugos de la ensalada penetren en el pan.

Chicos vegetarianos fritos de shiitake po 'con remoulade al estilo de Nueva Orleans

El po'boy es el otro sándwich favorito de Nueva Orleans. Los mariscos fritos son un relleno tradicional, pero esta versión vegetariana subsiste en shiitakes tiernos y carnosos fritos en un empanizado de harina de maíz. Preparamos el sándwich colocando los champiñones en una baguette suave con lechuga, tomates y un remoulade picante.

Sándwiches vietnamitas de tofu marinado con limoncillo y cilantro a la parrilla

Estos banh mi veganos están rellenos de tofu a la parrilla, que se vuelve más crujiente al secarlos bien y cocinarlos lentamente a fuego indirecto. Marinamos el tofu en ajo, raíz de cilantro y hierba de limón y añadimos más adobo una vez que salga de la parrilla, luego lo servimos con mayonesa vegana, zanahorias en escabeche y daikon, y pepino fresco, jalapeño y cilantro.

Sándwiches de remolacha asada con jengibre, hinojo y queso de cabra

Los sándwiches no son el uso más común de la remolacha, pero creemos que es un uso maravilloso para la verdura tierna, jugosa y sabrosa. Para esta receta asamos las remolachas, las echamos en una vinagreta de jengibre y las servimos con queso de cabra, hojas de remolacha blanqueadas y bulbos y frondas de hinojo crudo.

Sándwiches de espinacas y alcachofas con queso asado

Hemos escrito odas completas al queso perfecto a la parrilla y encontrarás muchas recetas en los archivos. Por ahora, centrémonos en este, hecho con queso rallado y salsa casera de espinacas y alcachofas. Asegúrese de que la salsa esté caliente antes de ponerla en el sándwich; no tendrá tiempo de calentarse antes de que el pan se tueste y el queso se derrita.

Sándwiches Sabich (Pitas Con Berenjena, Huevos, Hummus y Tahini)

Olvídate del falafel sabich es nuestro sándwich de pita israelí favorito. Está hecho con berenjena frita, huevo duro, hummus, pepinillos israelíes, ensalada israelí, tahini y una salsa de mango en escabeche llamada amba. Salmos los tomates para eliminar el exceso de humedad, pero no nos engañemos: este es un sándwich sucio.

Sándwich Mexicano de Berenjena Frita (Tortas Veganas y Pambazos)

Otro sándwich de berenjena frita, este va al estilo mexicano y combina la verdura con frijoles refritos, chiles asados ​​y cebollas rojas en escabeche. Si solo desea hacer tortas, puede cargar todo en panecillos y terminar el día, pero aún mejor es empapar los sándwiches en salsa de enchilada y asarlos para que estén tostados. pambazos.

Sándwiches de pollo frito de 5 ingredientes de pollo

Ellos no están bastante nuestros mejores sándwiches de pollo frito, pero siguen siendo deliciosos y tienen la ventaja distintiva de necesitar solo 5 ingredientes (incluido el pan y los encurtidos). El secreto es la harina con levadura, que se hincha muy bien cuando se fríe porque contiene polvo de hornear. Los encurtidos cumplen una doble función: los usamos como guarnición y ponemos el pollo en salmuera en el jugo.

El mejor sándwich de pollo a la parrilla F & amp $ king de todos los tiempos

Incluso cuando están perfectamente asadas, las pechugas de pollo son un poco aburridas. Sin embargo, este sándwich es todo menos aburrido gracias a todo tipo de ingredientes: mayonesa, papas fritas trituradas, salsa de jalapeño y aguacate, lechuga y tomate. El resultado es un sándwich súper satisfactorio repleto de una variedad de sabores y texturas.

Sándwiches de pollo y parmesano del tamaño de una fiesta

Nuestro pollo parmesano definitivo es demasiado pesado para cualquier sándwich viejo, por lo que lo servimos al estilo de una fiesta en panes ciabatta enteros. El pollo en sí es súper tierno, gracias a una salmuera de suero de leche al estilo sureño, y está cubierto con una sabrosa mezcla de pan rallado fresco y queso parmesano antes de cubrirse con salsa roja y mozzarella.

Sándwiches de filete de res con tomates asados, parmesano y radicchio

Un buen sándwich de bistec comienza con un trozo de carne tierna y bien cocida, pero son los condimentos los que lo hacen interesante. En este caso, eso significa mermelada de tomate cherry asado, una salsa cremosa y ácida con anchoas, una ensalada de achicoria brillante, cebolla roja en escabeche y parmigiano-reggiano rallado.

Sándwich Reuben clásico (carne en conserva sobre centeno con chucrut y suizo)

Solo se necesitan un par de componentes para hacer un Reuben clásico: pan de centeno, carne en conserva, chucrut, queso suizo y aderezo ruso. Para armar, nos gusta tostar el pan y luego calentar la carne y el chucrut individualmente, cocinando el sándwich terminado el tiempo suficiente para derretir el queso.

Sándwiches clásicos de ensalada de atún aderezado con mayonesa

Nuestra versión del sándwich de ensalada de atún está hecha con cebolla y apio picados, perejil, mayonesa (comprada en la tienda está bien) y atún envasado en aceite. También mezclamos un par de filetes de anchoa finamente picados para aumentar el sabor. Debido a que lo está mezclando con mayonesa y otros ingredientes, no busque atún de primera calidad aquí.

Sándwiches de ensalada mediterránea de atún sin mayo

Si no le gusta la mayonesa o simplemente quiere un sándwich de ensalada de atún más ligero, esta versión de inspiración mediterránea es el camino a seguir. Seguimos utilizando el atún, las anchoas, el apio y la cebolla, pero también echamos hinojo, alcaparras y aceitunas y lo aliñamos todo con aceite de oliva virgen extra. A diferencia de la versión aderezada con mayonesa, esta receta es donde desea sacar el pescado de alta calidad.

Sándwiches de cangrejo de caparazón blando salteados con verduras en escabeche, cilantro y mayonesa de jengibre y chile

Este sándwich se inspira tanto en los cangrejos salteados cantoneses como en el banh mi vietnamita. Los cangrejos se dragan en maicena antes de saltearlos, lo que les da una corteza crujiente y no disimula su sabor. La mayonesa de jengibre y chile, las zanahorias y pepinos en escabeche rápido, las cebolletas frescas y el cilantro lo rematan.


Frecuentemente compramos juntos

CREMA DE QUESO, MERMELADA Y PLÁTANO EN PANCAKES

Los niños casi pensarán que están comiendo banana split para el desayuno o un refrigerio con esta sabrosa combinación de mermelada de fresa, plátano y queso crema.

SANDWICH DE CLUB DE POLLO

Este sándwich se parece mucho al club de pollo clásico, pero está hecho con un huevo para que puedas disfrutarlo en el desayuno (o en cualquier momento del día).

PIZZA DE PEPPERONI Y OLIVA NEGRA

Si bien todas las pizzas tienen sus raíces en Italia, esta versión mini prácticamente canta con sabores italianos. Y es tan rápido y fácil que es un refrigerio perfecto para la tarde o para la noche.

SANDWICH CLÁSICO DE TOCINO Y CHEDDAR CANADIENSE

UN SANDWICH DE DESAYUNO CLÁSICO, COMO LA FAMOSA VERSIÓN DE COMIDA RÁPIDA, HECHO EN LA COMODIDAD DE SU HOGAR CON SU ELECCIÓN DE INGREDIENTES DE CALIDAD

Precaliente la sandwichera para el desayuno.

Coloque una mitad de panecillo inglés, con el lado dividido hacia arriba, en el anillo inferior de la sandwichera. Cubra con queso y tocino.

Bajar la placa de cocción y el aro superior. Rocíe ligeramente el plato con aceite en aerosol, luego rompa el huevo en el anillo. Perfore la parte superior de la yema de huevo con un palillo o un tenedor de plástico. Sazone con sal y pimienta (si se usa). Coloque la otra mitad del muffin, con el lado dividido hacia abajo, encima del huevo.

Cierre suavemente la tapa y cocine de 4 a 5 minutos o hasta que el huevo esté cocido a su gusto. Gire la placa de cocción lejos de la sandwichera y levante los anillos. Use una espátula de plástico o nailon para quitar el sándwich. Servir inmediatamente.

VARIACIÓN

Use 2 claras de huevo, en lugar del huevo entero, si está buscando reducir su ingesta de colesterol. La yema contiene la mayor parte de la grasa y el colesterol, pero tenga en cuenta que también aporta la mayoría de los nutrientes, como las vitaminas A y D, fósforo, ácido fólico y calcio.

Es posible que conozca el tocino canadiense como tocino trasero, que es como se le llama en muchas partes del mundo. En realidad, se parece más al jamón que al tocino, ya que es mucho más magro y se corta del lomo. Este tipo de tocino está completamente cocido. Si desea usar tocino peameal (lomo de cerdo curado con costra de harina de maíz), deberá cocinarlo antes de agregarlo a la sandwichera.

INGREDIENTES

  • 1 panecillo inglés, partido por la mitad
  • 1 rebanada de queso cheddar
  • 1 rebanada de tocino canadiense
  • Aceite en aerosol antiadherente
  • 1 huevo grande
  • Una pizca de pimienta negra recién molida (opcional)
  • Pizca de sal (opcional)

Pacificador de albóndigas italianas picante

Hay muchas afirmaciones diferentes sobre el origen del po'boy, pero la creencia más comúnmente aceptada es que fue creado en Nueva Orleans por Benny y Clovis Martin durante una huelga de tranvías en 1929. Los Martin crearon un sándwich económico hecho de Louisiana. estilo pan francés y cargado de carne o mariscos. Los trabajadores de los restaurantes locales comenzaron a referirse a los huelguistas como "chicos pobres" y no pasó mucho tiempo antes de que el sándwich ganara el mismo nombre. Hoy en día, los po'boys se preparan con casi todo tipo de carne, desde mariscos fritos hasta jamón estilo deli e incluso albóndigas. Después de una noche de bebida y juerga en el Barrio Francés, los trabajadores portuarios de la antigua Nueva Orleans solían llevar un po'boy sobrecargado a su familia al amanecer como ofrenda de paz. Este sándwich de po'boy definitivo se hizo conocido como el pacificador.

Ingredientes para albóndigas:

1 taza de queso parmesano rallado

1¾ tazas de pan rallado italiano sazonado

En un tazón grande, combine la carne de res y cerdo. Con las manos, mezcle bien la carne. Agregue parmesano, huevos, cebollas, apio, pimientos, ajo picado, albahaca y pan rallado. Continúe mezclando y luego sazone con sal y pimienta. En una sartén pequeña, fríe una pequeña hamburguesa de la mezcla de carne para probar el condimento. Ajuste los condimentos si es necesario. Enrolle las albóndigas al tamaño deseado. Las albóndigas deben ser un poco más grandes que una pelota de golf. Coloque en una bandeja para hornear galletas, cubra y refrigere. Esta receta hará aproximadamente 20 albóndigas.

Ingredientes para Po'boy:

4 latas (35 onzas) de tomates ciruela italianos con jugo

½ taza de aceite de oliva extra virgen

sal y pimienta negra al gusto

ajo granulado al gusto

Escurrir los tomates por un colador y retener el jugo. Picar los tomates en trozos de ¼ de pulgada, volver al jugo y reservar. En una cacerola de 3 galones, caliente el aceite de oliva a fuego medio-alto. Agregue las cebollas, el apio y el ajo picado. Saltee de 3 a 5 minutos o hasta que las verduras se ablanden. Agregue los tomates con el jugo y la albahaca. Deje hervir, reduzca a fuego lento y cocine 30 minutos, revolviendo ocasionalmente. Vierta suavemente las albóndigas crudas en la salsa. Vuelva a hervir la salsa a fuego lento. No revuelva durante los primeros 10 minutos de cocción a fuego lento o las albóndigas se romperán. Al revolver, use una cuchara de madera y mueva las albóndigas suavemente. Cocine a fuego lento durante 1 hora, agregando agua o caldo de pollo si la salsa se vuelve demasiado espesa. Sazone al gusto con sal, pimienta y ajo granulado. Para servir, coloque de 3 a 4 albóndigas en cada po'boy y cubra con una generosa porción de salsa. Es posible que desee cubrir con queso feta desmenuzado adicional. Servir caliente.


Sándwiches de helado de chocolate

Esta receta nos llega por cortesía de la autora Jennie Schacht, cuyo libro - "I Scream Sandwich!" - incluye una gran cantidad de deliciosas combinaciones de helados / galletas. Este sándwich en particular es un tributo al favorito de la infancia de todos: helado de vainilla en capas entre dos galletas de chocolate suaves y ricas.

Ingredientes

  • 2 tazas (454 g) de leche entera
  • 1/3 taza (67 g) de azúcar granulada
  • 2 cucharadas (43 g) de sirope dorado o néctar de agave ligero *
  • 2 cucharadas (14 g) de almidón de tapioca *
  • 1/4 cucharadita de sal kosher *
  • 1 taza (227 g) de crema espesa
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • 3 cucharadas (43 g) de ron (el ron de vainilla es sabroso), brandy o vodka, opcional
  • 1 1/4 tazas (149 g) de harina para todo uso sin blanquear King Arthur
  • 1/2 taza (43 g) de cacao de proceso holandés o mezcla de cacao triple
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1/2 cucharadita de sal kosher o 3/8 cucharadita de sal de mesa
  • 6 cucharadas (85 g) de mantequilla sin sal, ablandada
  • 1/2 taza (99 g) de azúcar granulada
  • 1/4 taza (53 g) de azúcar morena clara, empacada
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 2/3 taza (152 g) de leche entera

Instrucciones

Para hacer el helado: Batir 1/2 taza (113 g) de la leche, el azúcar, el almíbar, el almidón de tapioca y la sal en una cacerola. Agregue la leche restante y la crema.

Cocine y revuelva la mezcla a fuego medio-alto hasta que se formen burbujas alrededor del borde y comience a humear. Cocine a fuego lento durante 3 a 5 minutos, revolviendo constantemente, hasta que la mezcla espese a la consistencia de una salsa de crema, no deje que hierva.

Retire la mezcla del fuego, agregue la vainilla y enfríe bien en el refrigerador. Para obtener mejores resultados, la mezcla debe estar muy fría. Hágalo con anticipación y refrigere durante la noche o hasta un par de días, si lo desea. Cuando la mezcla esté completamente fría, congélala en tu máquina para hacer helados, siguiendo las instrucciones del fabricante.

Tan pronto como salga de la máquina para hacer helados, agregue el alcohol, si lo usa. Transfiera el helado a un recipiente de almacenamiento y congele hasta que esté sólido; todavía estará lo suficientemente suave como para sacarlo fácilmente. Guarde en el congelador de su refrigerador hasta que esté listo para hacer los sándwiches.

Perfecciona tu técnica

Sándwiches de helado caseros

Precaliente el horno a 350 ° F, con una rejilla en el centro. Engrase ligeramente un trozo de pergamino de unas 30 x 40 cm aproximadamente y colóquelo sobre una superficie de trabajo plana.

Para hacer las cookies: Batir la harina, el cacao, el bicarbonato de sodio y la sal y reservar.

En un tazón aparte, bata la mantequilla, los azúcares y la vainilla a alta velocidad hasta que estén bien combinados y algo expandidos, la mezcla se verá un poco granulada, pero también bastante cremosa.

A baja velocidad, agregue la mitad de los ingredientes secos, luego la leche y luego el resto de los ingredientes secos, raspando el tazón entre adiciones.

Vierta la masa sobre el papel de pergamino preparado. Usa una espátula para extenderlo por los bordes del pergamino, alisándolo lo más plano posible. Recoja el pergamino y colóquelo en una bandeja de media hoja (18 "x 13") o en una bandeja para hornear galletas grande.

Hornee la placa de galleta durante unos 10 minutos, hasta que pierda su brillo. Retire la sartén del horno y enfríe la galleta en la sartén durante unos 5 minutos. Córtelo por la mitad transversalmente para hacer dos rectángulos, cada uno de aproximadamente 8 "x 12". Recorta los bordes de cada rectángulo, si lo deseas, harás sándwiches más prolijos.

Use un tenedor para pinchar la parte superior de las losas de galletas en filas ordenadas, como la parte superior de un sándwich de helado tradicional. Coloque las losas de galletas, con su pergamino, en una rejilla o rejillas para que se enfríen por completo. Cuando esté completamente frío, envuélvalo bien y colóquelo en el congelador. Si hay espacio, congélelos en una bandeja para hornear, es bueno tener una superficie fría para trabajar cuando esté haciendo los sándwiches.

Para armar los bocadillos de helado: Si el helado que ha hecho está muy duro, retírelo del congelador y deje que se ablande a temperatura ambiente durante 15 a 30 minutos antes de armarlo. Una vez que el helado esté firme pero untable, retire el pergamino de la parte posterior de las losas de galletas. Coloque una losa, de abajo hacia arriba, sobre una superficie fría. Unte con helado. Cubra con la segunda losa para galletas, con la parte superior hacia arriba. Presione firmemente para distribuir el helado de manera uniforme entre las losas de galletas.

Use un cuchillo afilado para recortar los bordes de los sándwiches, si es necesario o lo desea. Si el helado ha comenzado a derretirse, vuelva a colocar la sartén en el congelador para que se endurezca. Una vez que esté firme, corte la losa en 12 cuadrados.

Sirva inmediatamente o envuelva los cuadrados individualmente en una envoltura de plástico y guárdelos en el congelador.

Consejos de nuestros panaderos

Para obtener más información sobre la autora Jennie Schacht y su libro, visite su sitio web, Fork & amp Swoon.


10 recetas de sándwich de jamón

Para este Reuben, ¡apostamos por cambiar la carne en conserva por otra carnes frías favoritas & # x2014ham!

Rollos de tortilla de rúcula, jamón y gouda

Este divertido "sándwich" utiliza una tortilla fina de cebolla, queso y jamón como envoltorio. Es un remix único del clásico burrito de desayuno con huevo.

Jamón, queso y pastel de manzana-Ninis

Fotografía de Peter Ardito

¿El ingrediente secreto? ¡Pie de manzana! El jamón y el queso dan un agradable equilibrio salado al dulzor del pastel.

Verduras, huevos y galletas de jamón

Creemos que el Dr. Seuss aprobaría este. ¡Y tú también lo harás! & # XA0

Sándwich de cerdo triple

Fotografía de Heidi & aposs Bridge

¡Tres y una fiesta! El famoso chef Jeff Mauro prepara el mejor sándwich de cerdo con tocino crujiente, jamón y lomo de cerdo que se derrite en la boca. & # XA0

Paninis de pretzel de jamón y queso

Fotografía de Christopher Testani

Esta comida de fiesta será la comidilla de la ciudad después de tu próxima fiesta. ¡Son divertidos tanto para adultos como para niños!

Jamón, huevo y queso a la parrilla

Fotografía de Christopher Testani

¡Enciende la parrilla para un desayuno de campeones!

Reuben cubana

Fotografía de Sarah Ann Ward

Nos gustaría mezclar el Reuben una vez más y agregar jamón. y& # xA0pastrami esta vez. ¡Más carne, más diversión!

Crepes de jamón y queso

Su sándwich de jamón y queso se ha vuelto mucho más elegante (¡gracias, Francia!).


5 recetas de sándwich de huevo para probar en casa:

1. Sándwich de huevos revueltos

Esta es mi receta de desayuno favorita de todos los tiempos. Los huevos se sazonan ligeramente y se cocinan solo unos segundos para que estén suaves y combinen muy bien con las tostadas.

1 cebolla mediana, cortada en cubitos pequeños

1/2 cucharadita de sriracha o cualquier salsa picante

1/2 cucharadita de orégano / hojas de albahaca fresca

1. Caliente la sartén hasta que esté caliente. Ahora, ponga la mantequilla hasta que se derrita. Agrega las cebollas picadas y déjalas freír hasta que estén doradas y crujientes.

2. Agregue pimienta, sal y mezcle.

3. Romper los huevos y dejar que el fondo se ponga crocante. Ahora, agregue la sriracha, la mostaza y el orégano por encima.

4. Apague el gas, revuelva los huevos y retírelos del fuego.

5. Frote un poco de ajo sobre el pan, unte un poco de mantequilla y caliéntelo en la sartén.

6. Ponga los huevos revueltos sobre la tostada y sirva.

2. Sándwich de huevo y mayonesa

Esta combinación clásica nunca deja de ofrecer. Prefiero la combinación de huevos duros en lugar de revueltos con mayonesa porque parecen enmascarar el sabor algo a huevo de los huevos revueltos. Luego también está la cuestión de los huevos duros versus los huevos duros: los huevos pasados ​​por agua con mayonesa pueden hacer que todo quede pegajoso porque el centro del huevo está un poco suelto y la mayonesa tiende a hacerlo aún más líquido. Te recomiendo que dejes hervir los huevos un poco más.

¡El clásico sándwich de huevo y mayonesa que es demasiado fácil de resistir!

Ingredientes:

2 rebanadas de pan multigrano, asegúrese de que esté suave y corte los bordes

Dil hojas, albahaca, menta, cebollino - Cualquier tipo de hierbas frescas que puedas encontrar

1 cucharada de mayonesa, comprada en la tienda o casera

1. Hervir los huevos durante 9-10 minutos sumergiéndolos en agua caliente y dejando que el agua hierva con los huevos dentro.

2. Colóquelos en agua fría para que sea fácil de pelar la cáscara.

3. Tritúrelo con una cuchara y agregue la mayonesa y la mostaza.

4. Ponlo sobre una tostada y aliña con todas las hierbas que tengas y sírvela.

3. Sándwich de huevo (horneado), jamón y queso

Este no es solo otro sándwich de huevo: tiene ese lindo huevo levantado, como el que se encuentra en un mcmuffin de huevo en McDonalds.

Ingredientes:

1 huevo
Sal + pimienta
Queso ahumado o queso cheddar
2 lonchas de jamón
Mostaza
Hojas de albahaca o microverduras

1. Coge una bandeja, de las que se usan para los cupcakes, y engrasa.

2. Romper el huevo en el molde y espolvorearlo con sal y pimienta.

3. Precalentar el horno durante 15 minutos y luego introducir la bandeja.

4. Déjelo hornear durante unos 5-6 minutos. Podrás ver cuando el huevo esté listo.

5. Sáquelo y córtelo en trozos medianos.

6. Agrega un poco de jamón y queso a la mezcla y caliéntala en el microondas durante unos minutos para que el queso se derrita.

7. Ponlo sobre una tostada y alístalo con microgreens, mostaza y un poco de vinagre balsámico (opcional).

4. Receta de sándwich de huevos y salmón ahumado

Esta es probablemente una de mis combinaciones de alimentos favoritas de todos los tiempos: salmón ahumado ligero y delicioso con huevos y aguacate. Te da la sensación de una comida completa y bien equilibrada.

Ingredientes:

2 huevos
2 cucharadas de leche
1/4 de aguacate
Salmón ahumado Sal + pimienta + condimento cajún
Tobasco + Mostaza
Queso cheddar
2 rebanadas de pan
Olivos

1. Caliente la sartén y vierta 2-3 gotas de aceite de cocina o mantequilla sobre ella.

2. Mientras la sartén se calienta, bata los huevos con la leche hasta que pueda ver una especie de espuma de clara de huevo hacia arriba.

3. Viértelos en la sartén, agregue un poco de sal y pimienta y revuelva durante 2-3 minutos. Apaga el fuego.

4. Tuesta el pan y unta un poco de mantequilla. Ahora apile los huevos, el aguacate, el salmón, las aceitunas. Espolvorea un poco de pimienta recién molida y listo.

5. Receta de sándwich de huevo y queso a la parrilla

Este es un verdadero placer para aquellos a los que les gusta la yema líquida y el tocino frito crujiente.

Ingredientes:

1 huevo
1 cucharada de mantequilla
2 tiras de tocino
2 rebanadas de pan
Hojas de albahaca
1 rebanada de queso
Sal y pimienta
Salsa de chile dulce tailandesa
Mostaza

1. Caliente la sartén y luego agregue mantequilla.

2. Fríe las tiras de tocino hasta que estén crujientes. Déjalos reposar sobre papel / pañuelos absorbentes.

3. Deseche la mayor parte de las hojas de tocino en aceite, dejando lo suficiente para el huevo.

4. Abra el gas y rompa un huevo cuando la sartén esté caliente.

5. Deje que se cocine durante 3-4 minutos y cierre el gas. Asegúrate de no voltear el huevo.

6. Tome una rebanada de pan y coloque con cuidado el huevo encima. Cubre esto con tiras de tocino, sal y pimienta. Coge una rebanada de queso y colócala sobre la pila.

7. Ahora tome la rebanada de pan y colóquela en la sartén caliente. Deja que se caliente hasta que veas que la rebanada de queso comienza a derretirse. Pon un poco más de mantequilla en la sartén y asegúrate de que ambos lados del sándwich

8. Retirar del fuego, agregar las hojas de albahaca y aderezarlas con la salsa thai y mostaza.


1. En un tazón pequeño o recipiente resellable, mezcle la mostaza Dijon, la mostaza amarilla, el rábano picante, la mayonesa y el azúcar.

2. Cubra y refrigere hasta que se enfríe.

1. En un tazón pequeño, mezcle el vinagre de malta, el azúcar, la leche, la mayonesa y la salsa picante.

2. Agregue el aceite en un chorro lento, batiendo vigorosamente hasta que se incorpore.

3. Sazone el aderezo con sal y pimienta al gusto.

4. En un tazón grande, mezcle el repollo, la cebolla roja, el pimiento rojo y el pimiento verde.

5. Viste las verduras con el aderezo por lo menos 10 minutos y no más de 1 hora antes de usarlas.

1. En una sartén mediana, caliente el au jus hasta que hierva.

2. Agregue la carne y el jamón al au jus y caliente hasta que esté tibio.

3. Corta las baguettes ¾ del camino.

4. Unte 2 cucharadas de la mostaza criolla reservada en cada baguette.

5. Agregue ¼ de taza de ensalada de col Cajún, ¼ de taza de lechuga, tres rodajas de tomate y cuatro rodajas de cebolla morada a cada baguette.

6. Agregue una rebanada de queso y la carne tibia y el jamón.

7. Repita el montaje con los sándwiches restantes y sirva.


Historia de los sándwiches estilo submarino

Los sándwiches estilo submarino se conocen por varios nombres dependiendo de dónde viva en este país. Algunos de esos nombres incluyen: Submarine, Heros, Hoagie, Grinder, Po & # 8217 Boy, Rocket, Torpedo, Dagwood, Hero, Zepplin y Italian Sandwich.

Estos sándwiches son todos tamaño king en una barra de pan, de aproximadamente 30 cm de largo y 7 cm de ancho, llenos de varios embutidos y muchos adornos diferentes.

Sándwich Dagwood:

Es un sándwich de varias capas con una variedad de rellenos. El término Dagwood Sandwich también se usa para denotar un sándwich de tremendo tamaño y una variedad infinita de contenido para aturdir la imaginación, la vista y el estómago de todos menos del fabricante original.

El término, Dagwood Sandwich, se originó en las tiras cómicas en la década de 1930 que llevan el nombre de un personaje de tira cómica Dagwood Bumstead. Según el creador del cómic Murat Bernard “Chic” Young (1901-1973), lo único que Dagwood pudo preparar en la cocina fue un montículo montañoso de sobras disímiles precariamente dispuestas entre dos rebanadas de pan. Dagwood se hizo conocido por sus enormes sándwiches que creaba en las incursiones nocturnas al refrigerador.

Sándwich Hoagie:

Los hoagies son sándwiches hechos a pedido llenos de carne y queso, así como lechuga, tomates y cebollas, rematados con una pizca de aderezo de orégano y vinagre en un rollo italiano. Un verdadero Hoagie italiano se hace con jamón italiano, prosciutto, salami y queso provolone, y todo lo demás. Fue declarado el "Sándwich Oficial de Filadelfia" en 1992.

El Hoagie se creó originalmente en Filadelfia. Hay varias historias diferentes sobre cómo el Hoagie obtuvo su nombre, pero no importa qué versión sea la correcta (los historiadores no parecen estar de acuerdo sobre cuál es la versión correcta), todos están de acuerdo en que comenzó en Filadelfia o en los suburbios de it & # 8217s. .

(1) La historia más aceptada se centra en un área de Filadelfia conocida como Hog Island, que fue el hogar de un astillero durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918). Los inmigrantes italianos que trabajaban allí traían sándwiches gigantes hechos con embutidos, especias, aceite, lechuga, tomates, cebollas y pimientos para sus almuerzos. Estos trabajadores fueron apodados "hoggies". A lo largo de los años, el nombre se adjuntó a los sándwiches, pero con una ortografía diferente.

(2) Otra versión de esta historia dice que los trabajadores de Hog Island trajeron este tipo de sándwich para el almuerzo, pero nunca lo llamaron Hoagie. Cuenta la historia que un día un trabajador irlandés, que traía el mismo sándwich de queso americano todos los días, miraba con envidia los almuerzos de sus compañeros de trabajo y decía: "Si tu esposa me hace una de esas cosas, te la compro. . " El hombre se fue a casa y le dijo a su esposa: "Mañana, haz dos sándwiches, uno para mí y otro para Hogan", el nombre de su compañero de trabajo. Así que todo el mundo empezó a llamar al sándwich "hogans", que finalmente se redujo a Hoagie.

(3) En 1925, Augustine DiCostanza y su esposa, Catherine, abrieron su tienda de comestibles llamada & # 8220A. DiCostanza & # 8217s Grocery Store & # 8221 en Chester, Pennsylvania. Según la tradición familiar, la tienda de abarrotes permanecía abierta hasta pasada la medianoche para acomodar a los apostadores nocturnos que jugaban juegos de cartas en el bar Palermo & # 8217s cercano. Según Augie DiCostanza, nieta de Augustine y Catherine:

& # 8220 Una tarde de verano de 1925, uno de los hombres que cortó el juego decidió tomar un descanso y entró en la tienda para comprar un paquete de cigarrillos. Mamá estaba cocinando en la cocina trasera y el aroma penetró por toda la tienda. El aroma aparentemente abrió el apetito del hombre y le preguntó a mamá si le haría un sándwich. & # 8220Bien, elige qué tipo de fiambre quieres, & # 8221, dijo. Miró dentro del estuche y con un gesto italiano que agitaba la mano dijo: & # 8220Pon todo lo que tienes en el estuche. . . . . & # 8220¿Qué estás cocinando que huele tan bien? & # 8221 preguntó el jugador hambriento. & # 8220I & # 8217m friendo pimientos dulces y picantes, & # 8221 respondió y sin preguntar puso unos trozos de pimiento en el sándwich. Se fue y una hora después el lugar se llenó de jugadores hambrientos que pedían un bocadillo. Mamá agotó todo esa noche. Fue el comienzo de una nueva creación, que pronto se conocerá como Hoagie. & # 8221

(4) Durante la Depresión (1929-1939), el ciudadano de Filadelfia desempleado, Al DePalma, fue a Hog Island cerca de los astilleros navales para buscar trabajo. Cuando vio a los trabajadores en la pausa del almuerzo comiendo sus sándwiches gigantes, lo primero que pensó fue: & # 8220 Esos muchachos parecen un montón de cerdos & # 8221. En lugar de solicitar un trabajo en el astillero, decidió abrir un bocadillos grandes. He listed them on the menu as “Hoggies” named for the workers that he thought looked like a bunch of hogs eating during their lunch break.

During the late 1930s, DePalma joined forces with Buccelli’s Bakery and developed the perfect Hoagie roll (an eight-inch roll that became the standard for the modern-day Hoagie). During the 1940s, he turned the back room of his restaurant into a Hoagie factory to supply sandwiches to workers at the shipyard who were building ships for the war. DePalma became know as “The King of Hoggies.” At some point after World War II, the “hoggie” became the “hoagie.” It is said that because his customers kept calling them hoagies, he changed the name.

Italian Sandwiches:

In a world of Hoagies, Heroes, Grinders and Submarines, Portland, Maine is known as the birthplace of the Italian sandwich. It is considered Maine’s signature sandwich. Simply known as “Italians” to the locals.

During the beginning of the 20th century, Italian nationals were emigrating to New England in large numbers. They were employed to lay paving stones on streets, in order to extend railway lines, and work as longshoremen on the waterfront. Giovanni Amato, an Italian immigrant, started selling fresh baked rolls from a pushcart to his fellow countrymen working on the docks of Portland, Maine. At the workers’ request, Giovanni added a little meat, cheese, and fresh vegetables, and the “Italian Sandwich” was born. According to historians, nobody knows the precise date of the first Italian Sandwich, but Amato began selling his sandwiches by 1903. By the 1920s, Amato had opened a sandwich shop on India Street. By the 1950s, people were lining up outside the shop to get their Italians, on Sundays, Amato’s could easily sell 5,000 sandwiches to hungry patrons.

Others may lay claim to inventing the Italian Sandwich, and there are now dozens of imitators selling them. Today, almost every corner grocery store in Southern Maine makes their own version of this regional delight. According to most Italian Sandwich aficionados, the best Italian’s in Maine are ALWAYS made in little Mom and Pop grocery stores. The size of the sandwich making area was relative to the rest of the store and was a very good indication of the quality of product.

The present day sandwich does not include anything remotely Italian. Unlike most sandwiches, the Italian doesn’t have lettuce. Neither does it have mayo or mustard. Instead, it is topped with salt and pepper, and a squirt of oil. The freshly baked buns are soft, not crunchy (the sour pickles and soft rolls are what makes the Italian Sandwich unique), and filled with veggies aplenty. The meat is ham or salami (boiled ham was introduced somewhere in the 1960’s and is as popular today as the original with salami), and American cheese. The sandwich is also a bit messy. The oil on the traditional Italian makes the sandwich a challenge to eat.

Roger Kirk, a former resident of Portland, Maine, who currently resides in Fremont, NH sent me information on the Italian Sandwich to include in this history. According to Roger:

The sandwich is made with a one-foot-long soft roll (not the hard sub roll), sliced 2/3 of the way through lengthwise (like a hot dog roll) and pulled open for ingredient insertion. Wrapped in white waxed paper, the locals unwrap one end and eat directly from the wrap. As it is made today, it has:

American cheese slices
Boiled ham slices (originally was salami) Onions (chopped)
Tomato Green pepper
Sour pickles (hand-sliced long and thin)
Black or Greek olive halves (typically 4 per sandwich)
Oil (mixed olive and vegetable oils)
Sal

Po’ Boy (Poor-Boy) Sandwich:

Photo from Po’ Boys Creole Cafe in Gainsville, Fl.

Also know as Oyster Loaves. Po’ Boy is the generic name for the standard New Orleans sandwich made with French bread. They are considered a New Orleans institution. Also called poor boy.

Always made with French bread, Po’ boys can be filled with fried oysters, shrimp, fish, soft-shelled crabs, crawfish, roast beef and gravy, roast pork, meatballs, smoked sausage and more. They are served either “dressed” with a full range of condiments (usually mayonnaise, lettuce, and tomatoes) or “undressed” (plain). This sandwich is purely American in its variety of sauces and condiments. It is uniquely New Orleans because the oysters are local, as is the crisp and airy bread.

Oyster Loaf – A predecessor was the Peacemaker Sandwich (La Mediatrice). It was a loaf of French bread, split and buttered and filled with fried oysters. The poetic name derives from the fact that 19th-century husbands, coming in late from a carouse or spree, would carry one home to cushion a possible rough reception from the lady of the house.

1838 – The first recorded American recipe for Oyster Loaves was in Mrs. Mary Randolph’s cookbook called The Virginia Housewife or Methodical Cook. This cookbook is considered the first truly American cookbook and the first regional American cookbook:

To Make Oyster Loaves – Take little round loaves, cut off the top, scrape out all the crumbs, then out the oysters into a stew pan with the crumbs that came out of the loaves, a little water, and a good lump of butter stew them together ten or fifteen minutes, then put in a spoonful of good cream, fill your loaves, lay the bit of crust carefully on again, set them in the oven to crisp. Three are enough for a side dish.


1901
– The Picayune’s Creole Cook Book, 2nd edition, by the Picayune newspaper, also contained a recipe for Oyster Loaf:

Oyster Loaf – La Mediatrice

Delicate French Loaves of Bread
2 Dozen Oyster to a Loaf
1 Tablespoon of Melted Butter

This is called the “famous peacemaker” in New Orleans. Every husband who is detained down town, laughingly carried home an oyster loaf, or Mediatrice, to make “peace” with his anxiously waiting wife. Right justly is the Oyster Loaf called the “Peace-maker,” for, well made, it is enough to bring the smiles to the face of the most disheartened wife.

Take delicate French loaves of bread and cup off, lengthwise, the upper portion. Dip the crumbs out of the center of eaah piece, leaving the sides and bottom like a square box. Brush each corner of the box and the bottom with melted butter, and place in a quick oven to brown. Fill with broiled or creamed oysters. Cover with each other and serve.


1925
– According to New Orleans’ historians, the Po’ Boy sandwich was invented by Clovis and Benjamin Martin, brothers and former streetcar drivers, in 1929 at their Martin Brothers Coffee Stand and Restaurant on St. Claude Avenue in the French Market.

It is said that this sandwich extravaganza began during a local transit worker’s strike. The streetcar motormen and conductors strike begin on July 1,1929. Transit strikes throughout the nation provoked emotional displays of public support, and this 1929 strike ranks among the nation’ most violent. Eighteen hundred trolley men struck in New Orleans as a result of a union contract dispute. During the strike/riot, two strikers were killed, five trolleys were burned to the trucks, a car barn was dynamited, trackage was destroyed, and switches were cemented.

The two brothers, Clovis and Benjamin Martin, took pity on those “poor boys” and began offering sandwiches made from leftovers to any workers who came to their restaurant’s back door at the end of the day. For five cents, a striker could buy a sandwich filled with gravy and trimmings (end pieces from beef roasts) or gravy and sliced potatoes.

According to the Metropolitan News-Enterprise article by Roger M. Grace called Oysters Stuffed in Toast: Po’ Boy, Peacemaker, Oyster Loaf:

“Michael Mizell-Nelson, an assistant professor of English at Delgado Community College has studied the 1929 streetcar strike extensively. His documentary, ‘Streetcar Stories,’ includes a portion on the po-boy’s origins.

“The strike was particularly bitter, and Mizell-Nelson has a copy of a letter that Martins wrote professing their allegiance to their former colleagues. In a letter addressed to ‘the striking carmen, Division 194,’ the brothers wrote, ‘We are with you till h–l freezes and when it does, we will furnish blankets to keep you warm.’

“They provide free sandwiches to the carmen for the duration of the strike. whenever a strikers would come by, one of the brothers would announce the arrival of another ‘poor boy,’ hence the sandwich’s name.”

New Orleans Po-Boy Preservation Festival’s web site has a photo of the original letter sent by the Martin brothers:

Soon the sandwich, which quickly became known as the po’ boy, was being filled with seafood, most notably fried oysters and fried shrimp. In those distant days, shellfish was abundant and cheap. The affluent joined the crowd because, at lunch or snack time, a po’ boy filled with oysters was quicker to consume and easier to digest than one filled with roast beef.

2007 – The first annual New Orleans Preservation Po-Boy Fest was held in New Orleans on Sunday, November 18th. According to the promoters, “After almost eight decades of being taken for granted and having its history misrepresented, the poor boy sandwich takes center stage.” Descendants of poor boy originators Clovis and Bennie Martin were in attendance to discuss their family history, copies of old menus, photographs, and other memorabilia were on display.

Submarine Sandwich:

Photo from WAMU 88.5 FM.

Subway SandwichIt is a king-sized sandwich on an Italian loaf of bread approximately 12 inches long an 3 inches wide, filled with boiled ham, hard salami, cheeses, lettuce, tomatoes, onions, and sometimes flavored with garlic and oregano. It is thought that the original concept of these sandwiches came from the Italians who immigrated to New York in the late 1800s and brought with them their favorite Italian Sandwich recipes.

1910 – The family of Dominic Conti (1874-1954) claims he was the first to use the name, submarine sandwich. Angela Zuccaro, granddaughter of Dominic, related the following information:

“My grandfather came to this country circa 1895 from Montella, Italy. Around 1910, he started his grocery store, called Dominic Conti’s Grocery Store, on Mill Street in Paterson, New Jersey where he was selling the traditional Italian sandwiches. His sandwiches were made from a recipe he brought with him from Italy which consisted of a long crust roll, filled with cold cuts, topped with lettuce, tomatoes, peppers, onions, oil, vinegar, Italian spices, salt, and pepper. The sandwich started with a layer of cheese and ended with a layer was cheese (this was so the bread wouldn’t get soggy).

My mother often told me about how my grandfather came to name his sandwich the Submarine. She remembered the incident very well, as she was 16 years old at the time. She related that when grandfather went to see the Holland I* in 1927, the raised submarine hull that was put on display in Westside Park, he said, “It looks like the sandwich I sell at my store.” From that day on, he called his sandwich the “submarine.” People came from miles around to buy one of my Grandfather’s subs.”

* In 1927, the first experimental 14-foot submarine, called Holland I, was recovered and salvaged from the Passaic River. The Holland I was built in 1878 by John Holland (1841-1914). The submarine hull was scuttled in 1878 in the Upper Passaic River after an exhaustive series of test and everything of value was removed. Holland figured that it was cheaper to start afresh rather than take her out of the water and put her in storage. The hull is currently on display at the Paterson Museum in Paterson, New Jersey.

1926 – Many historians claim the first submarine sandwich was served in New London, Connecticut in 1926. During World War II, when soldiers from the nearby submarine base in Groton, ate them by the thousands.


Best sandwich recipes

A classic coronation sarnie taken up a notch. Spices, garlic and ginger bump up the flavour, along with tangy pickled onions and crunchy poppadoms.

Marmite-glazed steak sandwich

Rump steak, brushed in Marmite and layered with chutney, rocket and dolcelatte, makes for a seriously indulgent savoury lunchtime treat.

Istanbul’s mackerel sandwiches (balik ekmek)

Yasmin Khan’s balik ekmek , a street-food staple popular in Istanbul, is a colourful medley of fried mackerel, salad and a pomegranate molasses dressing inside a ciabatta roll.

Egg mayo sandwich

Check out this incredible supercharged egg mayo sarnie. Egg sandwiches can be a bit one dimensional but this turns up the volume in every way with pickly, salty, crunchy hits in every bite.

Steak and buttered onion sandwich

Our classic steak sandwich is really easy to prepare and dressed with fresh rocket leaves, buttery onions and a good dash of Worcestershire sauce for extra flavour. Serve with some chips and tuck in!

Ultimate deli sandwich

Try all of the good stuff in the deli section stuffed between springy focaccia slices.

Posh fish finger sandwiches

Nothing beats a fish finger sandwich. We’ve added homemade tartare sauce, brioche buns and peppery rocket to posh this version up.

Scampi po’ boy

This sarnie hails from Louisiana, which is famous for deep-frying its plentiful seafood and stuffing it in baguettes with loads of hot sauce.

Crab and avocado rolls

A quicker, more economical version of a classic lobster roll. The avocado makes the filling go further… clever, right?

Brisket sandwiches with beer onions and blue cheese

Get your friends over and slow cook this beef brisket for a simple yet hearty way to feed a crowd. Serve with sweet onions and creamy blue cheese for a next-level sandwich filling.

Crayfish rolls

These rolls use a mash-up of a classic Marie Rose cocktail sauce and a spicy southern American remoulade dressing. Use small, sweet prawns if you can’t get crayfish.

Celeriac katsu sando

Take your sandwiches up a notch with our impressive and crunchy celeriac katsu sando. This moreish Japanese sandwich may take a bit of effort but it’s well worth the wait, plus it’s veggie too.

Chip-shop bap

Check out our crispy fish burger with vibrant mint mushy peas and homemade tartare sauce. This flaky fish bap may take a little effort but it’s ready in just 30 minutes.

The ultimate BLAT sandwich

Upgrade your classic BLT to our ultimate bacon, lettuce and tomato sandwich with avocado. Make this easy sandwich recipe for a quick midweek lunch for two.

Onigirazu (sushi sandwich)

Switch up your usual sarnie for our sushi sandwich with soft sashimi tuna, pickled fiery ginger and crunchy veg. Plus, this easy Japanese onigirazu recipe is low in calories too.

Avocado hummus, falafel and broad bean baguettes

These vegan baguettes are packed with creamy hummus, vibrant broad beans and flavoursome falafel, a perfect lunchtime meal.

Portuguese prego sandwich with green piri-piri

Check out our vibrant and punchy Portuguese prego recipe. This simple steak sandwich recipe is served all over Portugal – the green piri-piri, although not traditional, gives a massive flavour boost.

Olive fried chicken sandwich

Check out this epic buttermilk fried chicken recipe. Our own olive fried chicken sandwich takes a fast-food favourite up a notch with the addition of a spicy, salty, sweet glaze.

Short rib sandwich

Packed with meltingly tender short ribs and creamy blue cheese this epic crispy baguette sandwich takes lunch to a whole new level. This makes four quite hefty sandwiches so you could split one and share with fries if you like or, if you are having a party, cut into smaller bite-sized sections.

The Cubano sandwich

This is an iconic food-truck sandwich in the US using Cuban mojo pork. It take a while to make but it’s a great casual entertaining idea.

Indian fish kofta sandwich

Upgrade your sarnie with our Indian fish sandwich with creamy raita and punchy chutney. These easy flatbreads are quite magical, starting off puffy and scone-like then gradually becoming moreishly chewier as they cool down.

Smoked mackerel open sandwich

Open sandwich style, just like the Scandis! Our recipe for smoked mackerel on rye with horseradish cream and pickled radish makes for a great lunch or lighter dinner for one. The horseradish gives it a punchy kick.

Katsu sando

This is a proper indulgent sandwich! Tonkatsu is a Japanese dish of breaded, fried pork served with cabbage and dark, sweet tonkatsu sauce. It also appears in sandwich form as the katsu sando, which is a popular grab-and-go lunch for busy workers. We have plenty more Japanese recipe ideas here.

Quick and easy halloumi, harissa and honey toastie

Check out Sabrina Ghayour’s take on everybody’s favourite, the classic cheese toastie. Filled with salty halloumi, rose harissa and honey for a touch of sweetness, this toastie is too delicious for words. It’s meat-free too, so your veggie friends don’t have to miss out.

Mushroom ciabatta sandwich

What did we do to deserve such an epic sandwich? Garlicy mushrooms, fresh green pesto, Taleggio cheese and roasted red peppers make for a delicious filling. Use brie if you want a veggie sandwich – taleggio is made with animal rennet.

Eggs Benedict baguette

We’ve taken a classic brunch recipe and made it even better with this recipe for eggs benedict baguette. It’s also a great, easy way of making hollandaise.

Fried shrimp po’ boy sandwich

The po’ boy is a New Orleans classic. The fried fillings include catfish, oysters and soft-shelled crab. What makes it extra special is the remoulade, a spiced Cajun mayo-based sauce. If you want to fill your deep-fried craving then try one of our deep-fried recipes.

French dip sandwich

This is a meat-and-bread lover’s dream. A soft bun stuffed with slow-roast beef comes with its very own bowl of hot gravy for dunking. Yes, DUNKING your sandwich in gravy is a thing!

Grilled reuben sandwich

This our ultimate version of a New York favourite. In just 10 minutes you can be enjoying that salty beef, tangy sauerkraut and melting cheese – perfect for an indulgent supper for one.

Bulgogi cheese steak

Philly cheese steak + bulgogi is a marriage made in heaven sometimes known as a koagie. This indulgent sandwich is super easy to make. This is one of our favourite Korean recipes, but there are more here.

Turkey meatball subs with quick wedges

Fill bread rolls with meatballs for a speedy midweek meal. This easy sub recipe, made healthy with turkey mince is served with quick sweet potato wedges.

Open steak sandwich with balsamic shallots

A really quick and easy lunch idea, this open steak sandwich is dressed with peppery rocket and sweet caramelised shallots. Creamed horseradish adds a punch for a flavour-packed snack or starter.

The fool’s gold sandwich

Legend goes that Elvis once chartered a plane from Memphis to Denver to eat one of these at the Colorado Mine Company restaurant. It’s an American classic that sounds so wrong but tastes so right


Ver el vídeo: Σάντουιτς με μπριζολάκια και μαλακό τυρί μαστέλο - Πας μαγειρεύοντας (Noviembre 2021).